medicamentos en equidos

Calendario de Cursos y Congresos

Los veterinarios de équidos, los primeros en certificar la especialización

 

El Certificado Español en Clínica Equina es la primera de las titulaciones intermedias impulsada por el Consejo General de Colegios Veterinarios

El salón de actos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid ha acogido el primer examen para la obtención del Certificado Español en Clínica Equina (CertESpCEq), al cual se presentaron 130 veterinarios en esta primera fecha, según informa la Organización Colegial Veterinaria.

Es la primera de las titulaciones intermedias impulsada por el Consejo General de Colegios Veterinarios. El próximo 13 de abril realizarán el examen el resto de los aspirantes a la obtención del CertESpCEq ya que esta convocatoria de 2019 contempla dos fechas de examen diferentes, dado el elevado número de veterinarios con acreditada experiencia en équidos que han logrado superar los exigentes baremos que contempla el proceso de certificación.

Antes de comenzar el examen, Felipe Vilas, consejero de la Junta Ejecutiva del Consejo General y presidente del Colegio de Madrid, se dirigió especialmente a los veterinarios de altísimo nivel que iban a realizar el ejercicio, “algunos de vosotros habéis sido profesores y referencia de muchos de los hoy son vuestros compañeros de examen. El hecho de que estéis ahí engrandece este procedimiento y engrandece este título que sirve de referencia a los veterinarios jóvenes que seguirán el procedimiento del Certificado Europeo en Clínica Equina que se pondrá en marcha próximamente”.

Según Manuel Alejandro Rodríguez, coordinador del grupo de examinadores que elaboraron las preguntas, el examen se ha configurado para certificar que los que se examinan realmente están ejerciendo la clínica equina. “Un veterinario que ejerza la clínica esporádicamente tendría muchas dificultades para superar el examen; la naturaleza de la certificación es darle reconocimiento a la gente que tiene dicha experiencia práctica”.

 

MÁS DIFÍCIL DE LO ESPERADO

El examen consistió en 50 preguntas tipo test y 10 preguntas sobre contenidos prácticos. Los veterinarios que se examinaban dispusieron de dos horas para realizar el examen. A medida que se procedía el goteo de veterinarios que concluían el ejercicio, a las puertas del Salón de actos se sucedían los corrillos con un comentario unánime, el examen había sido más difícil de lo que esperaban.

Francisco Vázquez, uno de los principales impulsores del proceso de certificación, explicaba en declaraciones recogidas por la Organización Colegial Veterinaria que “con este examen no debería haber problemas para aprobar, pero ha sido un poquito más difícil de lo que se esperaba porque algunas preguntas tenían un nivel elevado”.

Por su parte, Jorge de la Calle, Diplomado Europeo y Americano, y uno de los grandes especialistas españoles en cirugía equina, señalaba que “el examen ha tenido un nivel aceptable, había que pensárselo bien para responder a muchas de las preguntas. Siempre se le puede sacar punta diciendo que había alguna pregunta que era cuestionable, pero en general creo que los examinadores han hecho un muy buen trabajo, porque no era un trabajo fácil”.

Para De la Calle este certificado es muy útil porque refuerza la tendencia hacia la especialización. “Hemos empezado por équidos, pero creo que el resto de la profesión tendría que venir detrás. La especialización no es el futuro, es el presente”, concluía.

Por último, el presidente de la Asociación de Veterinarios Especialistas en Équidos (AVEE), Juan Antonio de Luque, agotó las dos horas disponibles para realizar el examen. A él también le sorprendió el nivel de exigencia del ejercicio. Bromeando lo describía gráficamente: “Yo pensaba que iba a sacar un notable y lo más probable es vaya a sacar un bien”.

Como presidente de la AVEE, Luque se mostraba satisfecho con la experiencia, “este certificado era necesario en la profesión veterinaria española y para los clínicos de équidos y estoy muy satisfecho de haberlo realizado. Auguro un buen futuro a este certificado español”.

 

UNA BAREMACIÓN EXIGENTE

Para acceder a la realización del examen los aspirantes han tenido que realizar un exigente proceso de baremación justificando su actividad profesional en los últimos años; certificando estancias de formación, internados y periodos de prácticas; aportando la existencia de títulos propios sobre équidos impartidos por Universidades y centros reconocidos; justificando la asistencia a congresos y jornadas; aportando publicaciones en revistas científicas, comunicaciones presentadas a congresos; y demostrando su pertenencia a asociaciones científicas y profesionales.

Fuente: Diario Veterinario